Tipos de clientes: 22 tipos, sus características y cómo tratarlos

Tipos de clientes: 22 tipos, sus características y cómo tratarlos

Conocer los tipos de clientes debe ser una prioridad para toda empresa/negocio y más aún si se tiene contacto a menudo con ellos, la razón es porque conociéndolos podrás brindarles una experiencia única y satisfactoria a cada personalidad que se presente.

En esta lectura conocerás los diferentes tipos de clientes que se pueden o más bien se van a presentar en tu negocio al transcurso de su vida y cómo tratarlos.

¡Disfruta la lectura!

22 diferentes tipos de clientes, sus características y cómo tratarlos


Existen en total 22 tipos de clientes, algunos son parecidos por su personalidad, pero está en tu decisión sepárarlos o juntarlos a la hora de categorizarlos:

  1. Cliente ideal
  2. Cliente amigable
  3. Cliente platicador
  4. Cliente detallista
  5. Cliente reservado
  6. Cliente tímido
  7. Cliente exigente
  8. Cliente impaciente
  9. Cliente racional
  10. Cliente indeciso
  11. Cliente negociador
  12. Cliente autosuficiente
  13. Cliente descortés
  14. Cliente confundido
  15. Cliente ocupado
  16. Cliente distraído
  17. Cliente discutidor
  18. Cliente nervioso
  19. Cliente indiferente
  20. Cliente crítico
  21. Cliente mercenario
  22. Cliente insatisfecho

1. Cliente ideal

El primero de nuestra lista es el cliente ideal o también conocido como fiel, es un cliente que las empresas desean tener, puesto que, se caracteriza por saber comprender a la perfección los productos y mensajes que se emiten.

Además, sabe muy bien lo que necesita y se mantiene fiel a tus productos porque considera que son la mejor opción.

Entonces, el cliente ideal es leal a tu marca.

¿Cómo tratarlo?

Sabemos que es el cliente perfecto, pero no por ese motivo hay que tratarlo sin importancia, dejarlo de lado o confiarse de que no necesita atención. Así que a este tipo de cliente bríndale una afectuosa y cordial experiencia.

Como es un comprador más fiel, escríbele y háblale con un tono familiar.

2. Cliente amigable

El cliente amigable es una persona muy amable y respetuosa, la cual entiende que habla con profesionales y los hace sentir lo más cómodos posible.

Se caracteriza este tipo de cliente por su educación y buenos modales, aunque pareciese un cliente perfecto, no lo es, debido a que muchas veces no concreta la venta.

¿Cómo tratarlo?

El trato con este tipo de cliente debe ser muy preciso y a la vez recíproco, es decir, como te trata lo debes tratar para que se sienta en un ambiente cortés.

Debes mostrarle los beneficios de tus productos con las necesidades que tiene para que comprenda que adquirirlos dará un cambio positivo a su vida o su trabajo.

¡El cliente amigable puede llegar a ser muy hablador!

3. Cliente platicador

El cliente platicador es una persona que tiene experiencia en productos similares a los que ofreces en tu empresa y no desaprovecha la oportunidad para contar sus anécdotas.

No hay que dudar de que es un tipo de cliente bastante amigable, sin embargo, puede llegar a conversar tanto que a veces desvía el tema central de la reunión.

¿Cómo tratarlo?

A un cliente conversador se lo debe tratar con cortesía y a la vez el agente de venta debe mostrarle interés en sus historias.

Se lo debe escuchar y usar sus anécdotas como foco para interrumpirlo respetuosamente y seguir con el objetivo de la reunión.

Si la venta se concreta, puedes escucharlo o hacerle una pregunta que esté fuera del producto para que el cliente se exprese y se sienta cómodo.

4. Cliente detallista

Al cliente detallista hay que tenerle un poquito de precaución, este se distingue por ser atento y observable en todo lo que se relacione con el producto.

El agente de venta deberá impartir un discurso claro y sobre todo los objetivos deben quedar muy bien entendidos para que no se abra un abanico de preguntas.

Este cliente puede llegar a ser hablador como el anterior, pero con la singularidad de que este se enfoca en los mínimos detalles y características del servicio que se está ofreciendo.

¿Cómo tratarlo?

La coherencia en tu presentación sin duda alguna tiene que brillar, por eso arma y planifica bien el tipo de discurso que planeas dar. Como este cliente se caracteriza por ser detallista, no hagas promesas falsas en tus productos ni mucho menos exageres porque se puede dar cuenta.

Es una personalidad que se centra en las cosas pequeñas, por ello mantén todo con una pulcritud bastante resaltable.

5. Cliente reservado

Un cliente reservado es difícil de tratar porque brinda muy poca información de su vida profesional y personal, se caracteriza por hablar poco, ser reservado y silencioso.

Por su naturaleza no se puede entender a la perfección lo que necesita, las dudas que tiene u objeciones, ya que ni interrumpe.

¿Cómo tratarlo?

A un cliente así hay que darle confianza y un ambiente cálido para conversar, como él no se encarga de preguntar tú como agente de venta debes realizar las preguntas.

Se necesita una interacción entre ambas partes, pero nunca obligues o presiones al cliente a contestar porque iras en contra de su postura.

Recuerda estos puntos cuando te encuentres con un cliente reservado:

  • Rompe el hielo
  • Haz notar tu cortesía
  • Genera confianza

6. Cliente tímido

Algo común que sucede es confundir al cliente tímido con el reservado cuando hay pequeñas diferencias que los convierten en distintos tipos. El cliente tímido normalmente es una persona que no se siente en confianza y hasta algo incómodo al momento que le toca hablar.

Tiene varias preguntas y dudas, pero no las expresa porque siente que no lo hace en el momento oportuno o simplemente por temeroso.

¿Cómo tratarlo?

Generar confianza es una de las mejores opciones que puedes implementar para que el cliente se sienta menos tímido. Para hacerlo necesitarás contar historias o anécdotas en las cuales se pueda identificar o entender.

Un agente de venta con este tipo de cliente no puede dejarlo pasar por alto o darle poca importancia, debe demostrar atención y amabilidad.

7. Cliente exigente

Un cliente exigente conoce a la perfección sus derechos como consumidor y no sé ira sin dejar a notar que se cumplan al pie de la letra. Es una persona que no evidencia ser conflictiva ni arrogante, pero si estricta cuando se habla de productos que ve necesaria su adquisición.

¿Cómo tratarlo?

Para que al cliente lo llegues a convencer y fidelizar necesitarás mostrarte con seguridad, franqueza y profesionalismo. Las dudas te aseguro que no van a faltar con esta clase de cliente, así que con anticipación prepara preguntas que se le pueden ocurrir y respóndelas.

Argumentar y evidenciar que tu empresa es líder y autoritaria en el mercado le dará la confianza que necesita y una mejor visión de tus productos.

8. Cliente impaciente

Un cliente que demuestra a primera instancia no ser nada tolerante y lo dará a evidenciar con palabras o actos que retrasen su tiempo. Las fallas son lo que le sacan de sus casillas y la repetición de temas puede ser un golpe fuerte para su impaciencia, evita tocar asuntos que ya hayan sido mencionados.

¿Cómo tratarlo?

Con un cliente impaciente se tiene que ser paciente y muy profesional para no caer en malos momentos ni en angustias.

El trato puede ser dificultoso, sin embargo, trata de conectar con él, muéstrale las ventajas de tus productos y explicarle de forma clara los detalles.

Este tipo de cliente si no se lo controla de manera adecuada, puede ser:

  • Problemático
  • Apresurado
  • Exigente

9. Cliente racional

El cliente racional es el que investiga lo que quiere y a la empresa que ofrece lo que él necesita, tiene como todo cliente gustos y deseos. Como su forma de ser muchas veces es determinante, se necesita emplear en el momento del discurso elementos puntales y objetivos rápidos.

¿Cómo tratarlo?

Siempre mantente en los beneficios y objetivos de tus productos con un cliente de este tipo, toca poco las emociones e inclínate más en el conocimiento.

Como hablamos más de material y conocimiento puedes llevar para tus presentaciones:

  • Testimonios de tus antiguos compradores
  • Guías que complementen la presentación
  • Casos de éxito en tus productos
  • Casos prácticos

10. Cliente indeciso

Un cliente indeciso se manifiesta por la cantidad de trabas que se impone el mismo y por sus dudas con respecto a lo que ofreces como empresa.

La competencia también es un factor que interviene en su manera de pensar y de actuar, por eso se recomienda que su trato sea con alguien conocedor del tema.

¿Cómo tratarlo?

Tratar con un cliente indeciso no es tan complicado si se sabe usar el material y las palabras correctas, si lo identificas intenta profundizar en sus dudas para que encuentres la raíz de su problema.

Si logras reconocer su problema es tu momento de compartirle toda la información que requiera para eliminar sus dudas y objeciones. Un cliente con este perfil no lo debes presionar, sino al contrario darle su espacio y tiempo para que piense su decisión.

11. Cliente negociador

El cliente negociador nunca va a faltar en una empresa, este se caracteriza por ser muy persistente en negociar y conseguir un beneficio extra a comparación de los demás.

Su manera de negociar no es tan limpia, ya que para conseguir alguna ventaja compara tus productos con otra empresa o les busca un fallo mínimo.

¿Cómo tratarlo?

El trato debe impartirlo alguien que sea ágil y vivo a la vez para no caer en ciertas manipulaciones que propone el cliente. Una buena práctica es anotar todo en lo que se ha quedado y revisarlo junto con el cuándo sea el instante de facturar la venta.

Como en todos los clientes no te olvides de ser preciso y de llevar varias propuestas para que tenga a su disposición una amplia variedad de productos.

12. Cliente autosuficiente

El cliente autosuficiente es aquella persona que por su conocimiento y experiencia quiere controlar el curso de la reunión, ocasionando muchas veces desbordamientos y roces con el dirigente del discurso.

Es una persona que se muestra sabia, tener las respuestas a todas las preguntas dadas y caracterizarse por exponer su descontento con los productos.

¿Cómo tratarlo?

La peor jugada que se puede realizar es ponerse en el mismo perfil del cliente y tratar de demostrar quién es quién en la reunión.

Nunca te unas a su naturaleza, al contrario, sostén siempre tu educación, escúchalo y usa sus experiencias contadas para conectarlas con casos de éxito.

Material tanto gráfico como escrito no debe faltar en la exposición y tampoco un especialista en el tema que muestre liderazgo.

13. Cliente descortés

Un cliente descortés es todo lo contrario al cliente ideal, pues su manera de ser es agresivo, conflictivo, irrespetuoso, mal hablado hasta dominador. Aunque no es un individuo con el cual se quiere tratar, se debe hacer el máximo esfuerzo para llevar una reunión serena.

¿Cómo tratarlo?

Entre más rápida sea la reunión, todos se verán beneficiados, así que arma una propuesta la cual sea innovadora, fácil de entender y directa. Si el cliente en algún momento de la reunión quiere mostrar su agresividad, hazte respetar con las palabras adecuadas y serénate.

14. Cliente confundido

Un cliente confundido es aquel que no tiene un conocimiento amplio sobre el tema que se está tratando, esto suele suceder porque es nuevo en el sector.

Si no es nuevo en el sector y has tratado varias veces con él, posiblemente la raíz de su confusión puede tratarse porque has tocado temas o puntos que él desconoce.

¿Cómo tratarlo?

Sea nuevo en el sector o un cliente antiguo debes proporcionarle información clara que no sea difícil de entender y explicar.

Anécdotas servirán de mucho con los clientes confundidos, también prepara resúmenes y trata de no usar palabras rebuscadas.

Estos puntos también ten en cuenta:

  • No hables rápido, crea espacios entre tu discurso para que el cliente tenga tiempo de analizar
  • Sé cordial no lo subestimes ni tampoco insinúes ser superior
  • Realiza ejemplos y ponte en el lugar de él al momento de enseñar un tema

15. Cliente ocupado

El cliente ocupado hemos sido todos alguna vez y el comportamiento que demostramos no es por falta de interés en lo que habla el vendedor, sino que queremos optimizar nuestro tiempo al máximo haciendo alguna tarea o pendiente mientras lo escuchamos.

No se puede saber a la perfección si el cliente ocupado está así por su falta de organización o porque es un hombre con tiempo reducido y bastante trabajo.

¿Cómo tratarlo?

Una característica que resalta en este tipo de clientes es su falta de atención en la conversación hasta en el momento en que se efectúa su pedido.

La mejor forma de tratar al cliente ocupado es orientando la conversación a puntos esenciales, objetivos precisos y fuertes. El tono con el que se le habla a este tipo de cliente debe ser puramente profesional, recuerda no hacerle perder su tiempo con historias sin relevancia.

16. Cliente distraído

Un cliente distraído es común encontrar en todo negocio, se caracteriza por no prestar atención y perder el hilo de la conversación.

Por su manera de ser aparenta no estar presente en la reunión y hace preguntas constantes de temas ya explicados por el mismo motivo que se ausenta.

¿Cómo tratarlo?

Este tipo de cliente te pedirá constantemente que le repitas sobre lo que le explicaste, por ello mantén la calma y no te impacientes. Mantener su atención al máximo puede ser un gran reto, por eso crea material llamativo el cual le interese y le genere dudas.

Si llegas a mantener su interés hasta el final de la reunión, no te olvides de hacer un pequeño recopilatorio de todo lo que explicaste para que no se le escape nada.

17. Cliente discutidor

El cliente discutidor o cliente que discute es una persona que deja percibir aires de grandeza y siempre busca abrir debates y jugar con la paciencia de los vendedores.

Si hablamos de manera general, este tipo de cliente discutirá de cualquier punto que se toque y no desperdiciará la oportunidad para expresar sus argumentos.

¿Cómo tratarlo?

No hay que darle espacio para que exprese sus argumentos y una de las formas más habituales es llevar material completo en el cual se abarque preguntas y testimonios.

Entrar en el debate que propone el cliente discutidor es una pésima idea y ni siquiera se debe pensarlo. Para evitar estos temas, establece desde el inicio de la reunión el tiempo que se determinará a cada punto.

18. Cliente nervioso

El cliente nervioso, o también conocido como inestable, es una de las personas que demuestra inseguridad al momento de hablar y tiene cambios de ánimos repentinos.

La tensión será evidente en su forma de expresarse, en sus gestos y hasta en su postura, así que distinguirlo no es complicado.

¿Cómo tratarlo?

El nerviosismo del cliente se eliminará con un entorno pacífico y con conversaciones que no estén orientadas en todo momento con el objetivo de la reunión. Establecer seguridad en tus productos aportará más confianza al cliente para que no dude y entienda a la perfección las propuestas.

Este tipo de cliente valorará mucho si le ofreces:

  • Consejos
  • Recomendaciones
  • Material textual y gráfico

19. Cliente indiferente

Un cliente indiferente es fácil de reconocer, debido a que presta atención, pero no muestra un interés que aporte a la venta, lo que produce que no se incline a favor ni en contra de lo propuesto.

Se caracteriza por no mostrar ni siquiera una expresión de los grandes beneficios que ofrecen tus productos.

¿Cómo tratarlo?

Un trato recomendado que se usa en estos momentos es el de incitarlo a que participe respondiendo preguntas o dándole la oportunidad que las haga.

Por dentro el cliente siempre tendrá curiosidad de lo que estás ofreciendo, entonces crea un ambiente de confianza en el cual pueda abrirse.

20. Cliente crítico

El cliente crítico es un individuo que cree saber más que el vendedor y no acepta fácilmente opiniones de los demás. Una persona con la que se tendrá problemas al momento de querer lidiar, ya que criticará todo lo que digas acerca de tus propuestas.

¿Cómo tratarlo?

La manera de manejar una reunión amigable con este tipo de cliente es armando propuestas, las cuales tengan como punto principal innovar a su industria.

Aparte la tolerancia, atención y calma tienen que ser características del agente de venta que este al mando, si no se establece una buena conversación el cliente puede llegar a ser:

  • Agresivo
  • Vanidoso
  • Mente cerrada

21. Cliente mercenario

El cliente mercenario es aquella persona que no centra su atención a los beneficios y características de tus productos, sino más bien a como te diriges hacia él y como le ofreces dichos productos.

Es decir, que es un cliente que si tratas de forma inadecuada tomará la decisión de dejar tu marca e irse a cualquier otra. Además, no le gusta que rebajen precios porque siente que los productos no serán lo que él espera.

¿Cómo tratarlo?

A este tipo de cliente trátalo con mucha atención y no demuestres en ningún momento inseguridad de lo que le estás ofreciendo.

Además, realízale preguntas para qué se pueda expresar y sienta que en verdad estás interesado en ofrecerle buenos servicios.

El cliente mercenario se caracteriza por no ser fiel a ninguna marca y cambiar rápidamente de opción, así que enfócate al máximo a la hora de conectar con él.

22. Cliente insatisfecho

Este es uno de los tipos de clientes que pueden perjudicar a tu negocio, ya que el producto que le prometiste no sacio sus problemas y se quedó con la misma necesidad.

El cliente insatisfecho por lo general se queja y no recomienda a nadie de su entorno los productos de baja calidad, asimismo hasta puede publicar en sus redes sociales lo estafado que se siente.

Por eso identificarlo a tiempo es importante.

¿Cómo tratarlo?

Primeramente, debes identificar si tiene la razón el cliente, una vez que lo hagas y sea cierto debes pedirle disculpas y tratar de solucionarle el problema de manera pacífica.

Al momento de que se exprese el cliente no lo interrumpas y escúchalo atentamente, justo después de que acabe de hablar, dale diferentes opciones para solucionar el inconveniente.

Es una prioridad para la empresa tratar con este tipo de clientes, puesto que, no puede ser el único.

Nota:

Una persona cuando desea comprar un producto tiene experiencia del producto que ansía o simplemente se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Gustos
  • Necesidades
  • Recomendaciones
  • Estabilidad económica

Te menciono esto porque también puedes intervenir estos elementos al momento de categorizarlos, entre más conozcas a tus clientes más los comprenderás.

Infografía de los 22 tipos de clientes y sus características


tipos de clientes

Consejos para fidelizar a los clientes


Los consejos que compartiré están orientados a los agentes de ventas, que son los que interactúan y crean lazos con los clientes.

Son los siguientes:

  • Para obtener clientes y fidelizarlos, el agente de venta debe caracterizarse por saber comunicarse y representar a la perfección a su empresa.
  • El agente de venta tiene el deber de estar al tanto de la tecnología para conocer nuevas herramientas e implementarlas en el negocio.
  • El agente de venta debe entender a la perfección los productos que está ofreciendo y a la vez comprender las necesidades que tienen los clientes.
  • La motivación es una característica esencial en un vendedor que debe demostrar al momento de ofrecer servicios y dar soluciones.
  • El agente de venta tiene la tarea de organizar la base de datos de los clientes para posteriormente segmentarla conforme a sus características.
  • La persona encargada de las ventas creará un discurso y planificará el material que le servirá de guía para persuadir a los clientes.
  • La honestidad no debe faltar en un agente de venta. Los discursos que dirija y los beneficios de sus productos deben estar acorde a la realidad.

Importancia de conocer los diferentes tipos de clientes


En primer lugar, debes entender que tu empresa va a obtener el éxito que deseas siempre y cuando tengas al cliente en el centro.

Una empresa o negocio no puede realizar distintas acciones sin un previo estudio de sus potenciales clientes, ya que no habría un fundamento. Con acciones me refiero desde la creación del producto (que debe ser innovador) hasta las distintas campañas publicitarias.

La importancia de conocer a los tipos de clientes radica en que puedes saber más de ellos para poderlos persuadir de una manera efectiva hasta cerrar las ventas.

Ahora, no solamente se busca cerrar una venta, sino también darle una satisfacción al cliente tanto en el producto como en la atención.

Ofrecer satisfacción es un compromiso que no se puede defraudar, si los productos que brindas prometen algún servicio o acción se debe cumplir completamente.

Por otro lado, la atención es un factor muy importante, pero no a todos se le puede dar una por igual, dado que no todos los clientes son idénticos, entonces se debe identificar a los distintos tipos que existen para darles la atención personalizada que se merecen.

«Una buena atención muchas veces influye más a la compra que el mismo producto»

Te puede interesar leer: ¿Cómo fidelizar a un cliente?

¿Qué es un cliente?


Un cliente es una persona que adquiere un objeto, bien o servicio de una empresa a cambio de efectuar un pago, las empresas se encargan de que los clientes estén contentos con el producto que compraron para que regresen lo más rápido posible.

Otra definición que podemos darle a “cliente” es que es una persona que tiene un problema o necesidad, la cual se encarga una empresa de solucionar a cambio de un pago.

Los tipos de clientes de los que normalmente se habla son los que van de acuerdo a su personalidad, pero existen otros tipos de clientes que todo negocio online u offline tiene: internos y externos.

  • Clientes internos, los clientes internos son aquellos que trabajan dentro de una empresa y ayudan con la elaboración de los productos o servicios que esta misma ofrece, por ejemplo, los clientes internos son: los empleados, proveedores y gerentes.
  • Clientes externos, los clientes externos son los que adquieren el producto o servicio de una empresa.

Conclusión

Los tipos de clientes que existen son varios y saber cómo tratar a cada uno es una labor que solo un profesional en el área puede realizar de forma excelente.

Recuerda que los clientes manifiestan su perfil y valores desde el momento en que interactúan contigo, entonces no esperes identificarlos cuando comentes tus productos, sino desde el saludo.

Es un tema de suma relevancia conocer a los diferentes clientes que existen y sin duda es un campo en que jamás se parara de aprender.

¿Te quedo alguna duda sobre todos los tipos de clientes?

Posts que te recomiendo leer:

Sobre el autor
Publicaciones Relacionadas
Scroll to Top